24 de enero de 2010

Falleció la actriz que tenía cara de ángel



La actriz británica Jean Simmons falleció el pasado sábado en California a la edad de 80 años. Un cáncer de pulmón ha puesto fin a la vida de una actriz nacida en el país donde posiblemente nacen los mejores actores, aunque buena parte de su vida se desarrollara en el país donde trabaja la mayoría. Simmons se caracterizó por ser una mujer bellísima y por mostrarse como una actriz tremendamente versátil, capaz de interpretar con la misma soltura el papel de joven ingenua y bondadosa como el de malvada o atormentada.

El primer recuerdo que me viene a la cabeza de esta actriz es su papel protagonista en tres películas de esas que suelen llamar "grandes producciones", con matiz histórico, mensaje épico y tono religioso: "La túnica sagrada" (1953), de Henry Coster, junto a Richard Burton y un fijo en películas de romanos y equiparables, Victor Mature; "Sinuhé el egipcio" (1954), de Michael Curtiz, donde volvía a aparecer Victor Mature y compartía reparto con otra mujer guapísima, Gene Tierney y, por encima de todas, "Espartaco" (1959), de Stanley Kubrick, con un reparto de lujo que compartía con Kirk Douglas, Lawrence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov, Tony Curtis, ... No son éstas las mejores actuaciones de la actriz británica, pero quien ha vivido su infancia en los años 60 tiene necesariamente que recordar por encima de todas estas tres películas.

Jean Simmons estuvo nominada en dos ocasiones para el Oscar, si bien no consiguió exhibir nunca la preciada estatuilla por las alfombras de Hollywood, algo que no le quita ni gloria a su currículum ni mérito a las dos interpretaciones que merecieron la atención de la Academia. La primera de ellas fue con ocasión de su trabajo en "Hamlet" (1948), de Lawrence Olivier, siendo elegida candidata a la mejor actriz de reparto por su papel de Ofelia, dejándola sin premio Claire Trevor por su trabajo en "Key Largo". La segunda ocasión su nominación lo fue como mejor actriz principal y lo fue por su papel de mujer alcoholizada en "Con los ojos cerrados" (1969), dirigida por Richard Brooks, que meses antes había dejado de ser su marido; en esta ocasión la esatuilla se la llevó Maggie Smith por "Los mejores años de Miss Brodie". La interpretación de Simmons, más de veinte años después de aspirar a su primer y frustrado Oscar fue magnífica, de una intensidad dramática especial.

Tal vez la primera película en la que destacó fue "Cadenas rotas" (1946), una adaptación de David Lean de uno de los mejores libros de Dickens, "Great Expectations", aunque estuvo bellísima en Narciso negro(1947) de Michael Powell y Emeric Pressburger, una película ambientada en el Himalaya y protagonizada por Deborah Kerr en la que Jean Simmons aporta un aspecto exótico a su historial con un papel de hermosa nativa. Jean Simmons también estuvo casada son Stewart Granger, un auténtico experto en películas de aventuras y compartió cartel con él en "César y Cleopatra" (1946) de Gabriel Pascal, "Adán y...ella" (1949) de Harold French, "La reina virgen" (1953) de George Sidney y "Pasos en la niebla" (1955) de Arthur Lubin. Otras películas destacables fueron "La isla perdida" (1949) de Frank Launder, "Trágica obsesión" (1951), de Ralph Thomas, un film de intriga junto a Trevor Howard y "Entre dos mujeres" (1953), de Roy Rowland, otro drama matrimonial con Victor Mature, en esta ocasión vestido con traje moderno.

La década de los 50 fue de muchísimo trabajo para la actriz y en ella destacan tres películas dirigidas por tres grandes del momento: "Cara de ángel" (1953), en la que es dirigida por Otto Preminger y donde, compartiendo cabeza de cartel con Robert Mitchum, encarna a una mujer manipuladora, malvada y cínica; hay quien piensa que es la mejor interpretación de su vida y de hecho se hallaba en su mejor momento profesional, de esta película se cuenta la anécdota de que Preminger hizo repetir la escena de la bofetada hasta que Simmons lloró literalmente de dolor. Del mismo año es su trabajo con George Cukor en "La actriz", un film con un reparto espectacular, pues a la actriz fallecida se añadían Spencer Tracy, Teresa Wright y Anthony Perkins. Finalmente trabajó para Joseph L. Mankiewicz. en "Ellos y ellas" (Guys and Dolls) (1955), típico musical americano, junto a Marlon Brando, Frank Sinatra y Vivian Blaine, basado en un espectáculo de Broadway según un cuento de Damon Runyon, gran maestro de la literatura picaresca americana y en el que Jean Simmons da vida a una joven puritana perteneciente al ejército de salvación.

En esos brillantísimos años 50 hay más películas a destacar: "Desireé" (1954) de Henry Koster, donde encarna a la célebre primera novia francesa de Napoleón que acabó como reina de Suecia y donde alterna con Marlon Brando; "Horizontes de grandeza" (1958), de William Wyler, con Gregory Peck y Charlton Heston, donde está "adorable" en un film de pasiones en el oeste; "Esta tierra es mía" (1959) de Henry King, con Rock Hudson como pareja de cartel, la historia de un amor complicado y que supuso una de las últimas intervenciones brillantes de ese gran secundario que fue Claude Rains y, por encima de todas éstas, "El fuego y la palabra"(1960), de Richard Brooks, junto a Burt Lancaster y Arthur Kénnedy, encarnando a la Hermana Sharon, una especie de predicadora evangelista.

Los años sesenta suponen un bajón en trabajo y calidad; además de la citada "Con los ojos cerrados", caben destacar "Página en blanco" (1960) de Stanley Donen, con otro cartel de superlujo: Cary Grant, Deborah Kerr y Robert Mitchum, donde Simmons regresa a la comedia romántica en un delicioso juego de amores y desamores y "Vivir en la cumbre" (1965), de Ted Kotcheff, "Vivir en la cumbre" (1965), de Ted Kotcheff, donde comparte cartel con Lawrence Harvey y "Noche de titanes" (1967),de Arnold Laven, un western junto a George Peppard y Dean Martin donde éste, por primera y única vez en su carrera, desempeña el papel de villano. Sus trabajos posteriores ya son menores, cabiendo citar "La maldición de los Dain"(1978), de E.W. Swackhamer, una película de misterio con James Coburn, "Donde reside el amor" (1995) de Jocelyn Moorhouse, con Rip Torn, Anne Brancroft y Wynona Ryder como protagonistas y un pastiche de ciencia ficción, Final Fantasy: "La fuerza interior (Final Fantasy)" (2001), de Hironobu Sakaguchi, uno de los fracasos de taquilla más sonados de los últimos tiempos. Y por supuesto, no podemos olvidar su papel junto a Richard Chamberlain, Rachel Ward, Barbara Stanwyck y Christopher Plummer, entre otros, en la laureada y popular serie de televisión "El pájaro espino".

No cabe duda de que Jean Simmons tuvo una larga y fecunda carrera como actriz y que hizo papeles de todos los tipos, lo que no es poco mérito.


8 comentarios:

Tommy dijo...

Impresionante trabajo de documentación, amigo Modestino. Te superas a tí mismo día tras día. Y ya que no has puesto ningún video y hablas de "Ellos y ellas" (que más que un típico musical americano -que en cierto modo también lo es- es una magnífica obra cinematográfica), voy a adjuntar, si soy capaz de ello, un enlace para que se pueda ver, y oir, a miss Simmons cantando un dueto romántico con Marlon Brando. Ninguno de los dos era un profesional de la canción, pero ahí está la clase de los grandes actores. Y eso que en aquella peli compartían cartel con el mismísimo Frank Sinatra, que eso de cantar no lo hacía mal del todo.

http://www.youtube.com/watch?v=yl1C8-kG6P8

Modestino dijo...

Lo de "típico musical americano" es una conclusión mía que ya veo es errónea... eso pasa por hablar de pleículas que no he visto, ;)... pero la veré, amigo.

ana dijo...

Yo la recuerdo especialmente en La túnica Sagrada y en Horizontes de grandeza. Y me remontan una vez más a la infancia. Gracias por el recuerdo.

Modestino dijo...

Si no me equivoco, "La túnica sagrada" fue la primera película filmada en Cinemascope de la historia.

vivoenlared dijo...

Me gustaba esa actriz, algún día nos tocará a nosotros.Muy bueno el artículo, muy documentado.Saludos

Modestino dijo...

Sí... algún día nos tocará a nosotros, y es bueno tenerlo en cuenta y no vivir como si no fuera cierto.

Bienvenido a este mundo, me he pasado por tu blog y nos iremos viendo¡¡¡

Alberto dijo...

A mí me gustó mucho en "El fuego y la palabra", acompañando a un desbordante Burt Lancaster y también la recuerdo con agrado en "Espartaco" (la película de todas las semanas santas desde que tenemos la democracia)y Horizontes de Grandeza.

En "Cara de Ángel" hace un papelón angelical, nunca mejor dicho, para desgracia de un entonces algo pipiolo Robert Mitchum.

Modestino dijo...

Y mira que Robert Mitchum no era precisamente un habitual en papeles de "pipiolo".